El turismo y restauración gay friendly

Cada vez está más de moda el turismo gay friendly. No son pocas las personas homosexuales que buscan visitar lugares en los que sentirse cómodos y compartirlos con otras personas también gays. Podemos encontrar destinos gays friendly en casi todos los lugares del mundo.

De hecho, cada ciudad tiene su zona o barrio gay, en el que personas homosexuales comparten su tiempo e inquietudes. En algunas grandes ciudades ya están asentados estos barrios desde hace años, como puede ser Chueca en Madrid. En otras ciudades cono Zaragoza no hay claramente un barrio gay, pero si zonas emergentes al igual que en otras muchas ciudades.

Pues bien, dentro de estos barrios y/o zonas nos encontramos con los llamados “restaurantes gays“, que no son otra cosa que algunos restaurantes ambientados con todo lo relacionado con el mundo gay y coqueteando con los chicos homosexuales.

Es por tanto que se está empezando a ver como un negocio bastante rentable y en el que está invirtiendo mucha gente del ambiente, ya que son conocedores del potencial. Y no es para menos, según numerosos estudios, la población homosexual se puede catalogar como de clase media/alta, por lo que su poder adquisitivo es mucho mayor que el de las parejas heterosexuales. Además, también los dos suelen disponer de empleos, por lo que el sueldo es aun mayor.

Por otro lado, las parejas homosexuales al no tener hijos normalmente, están más dispuestos a viajar y a visitar lugares que las parejas heterosexuales, los cuales suelen buscar destinos para toda la familia en lugar de destinos para el disfrute personal.

Además, mientras algunos países ignoran el potencial del turismo gay, otros como por ejemplo Francia ha sabido sacarle partido. Aquí podemos ver como París ha sabido apostar por el turismo gay.

Volviendo al tema de los restaurantes gays, aquí os mostramos un vídeo de una parodia en el que nos podemos hacer una idea de como ven la gente de fuera del ambiente un restaurante gay:

Lo que esperamos sinceramente es que todas las ciudades del mundo continúen abriéndose al turismo gay y que vayan prosperando, ya que con esto ganamos todos…

Así que esperamos que siga siendo así.